Tú eras la tormenta.
Yo el niño con la boca abierta
contemplando el pestañeo del relámpago.

***

Mientras estoy sentado en la misma esquina de siempre,
observando a alguna pareja discutir
o a otras que dan el primer paso.
¿Cuál éramos de las dos?





No hay comentarios:

Publicar un comentario